PAREJA

NUESTRA HISTORIA

Carta para Camila y Julián.

Hoy me desperté con miedo. Ese miedo que cualquier madre a sentido alguna vez: faltarle a sus hijos. Nunca he sido fatalista, en realidad deseo con el corazón que todas estas cartas que les escribo me las lean ustedes cuando sea muy vieja y mi memoria se halla secado. Sin embargo, si algún día llegara a faltarles o mi mente llega a perderse, tendrán escritas las historias más importantes de nuestra pequeña familia para que no dejen morir sus recuerdos. Nuestros recuerdos. Es lo único que nos unirá para siempre. Fuera de la tierra  he construido este lugar de palabras, especialmente para ustedes dos. Este lugar es una propiedad del corazón y no se derrumba con el tiempo.   

Hoy les quiero contar cómo conocí a su mamá. La mujer de mi vida.

Mariel

La conocí en el 2013. En ese tiempo yo había regresado a México después de vivir unos años en California. Regresé derrotada. Lo había perdido todo. Me volví loca con el dinero que gane escribiendo mis primeras canciones exitosas y lo malgaste en frivolidades, regalos, malas compañías y relaciones absurdas. No estaba preparada para recibir esas bendiciones. Tómenlo como lección, lo mas difícil no es lograr algún éxito en la vida, lo realmente difícil es que el éxito no cambie a las personas.

No tenia nada que me uniera con Estados Unidos, así que mi idea era quedarme en México para siempre. Esos días le pedí mucho a su abuela Tina que me mostrara el camino. Que me sentía perdida. A la semana siguiente recibí una llamada de los Ángeles. Un director de una radio muy popular me estaba ofreciendo una gran oportunidad de trabajo por una recomendación de un ex jefe. No se como me convenció, en el fondo tenia tan poco animo de regresar. Hice una maleta y llegue de nuevo a Estados Unidos. Pero ahora ya no vivía frente al mar como antes. Tampoco tenía carro bonito. Ahora rentaba una oficina en un edificio viejo por 400 dólares. Lo adapte como cuarto. No tenia ventanas. Abajo de ese edificio, que tenia un aspecto tan triste como yo, estaba un salón de belleza. Ahí trabaja de asistente su mamá. Yo salía a fumar por las noches y ella se quedaba a limpiar. La veía que salía con una pequeña nena en brazos. Su mamá me hacia el manicure y le caía mal, porque yo no hablaba mucho, era poco sociable. La verdad nunca tuve la intención de intentar algo. No tenia energía. Mi vida era el trabajo y llegar a ese cuarto sin ventanas a tomar, escribir y quedarme dormida.

En una de esas citas de manicure empecé a entablar conversación con su mamá finalmente. Observé con atención sus ojos, tan grandes y expresivos enmarcados en sus cejas tupidas. En la mirada de su madre, cabe el mundo. Yo creo que si  ella no deja de mirarme en mi lecho de muerte, sentiré que sigo viva. Creí que era Armenia y resulto ser Argentina. Aunque llegó a Estados unidos muy pequeña, tenía un acento muy arraigado. Hablaba mucho, pero era muy cálida y alegre. Su única rareza como Argentina era que no le gustaba el fútbol y la carne. Todas sus clientas la querían mucho, era muy amable y atenta. Yo no era nada especial, al menos no lo sentía en ese momento. En una de esas citas de manicure te conocí hija. Tu mamá cargaba contigo a todos lados. Tenias 5 años, traías una muñeca en los brazos y me la mostraste. Te pregunté cual era tu nombre y con tu voz tan dulce y tímida me dijiste: Camila. La muñeca parecías tú. Sonreías con los ojos como seguro lo sigues haciendo hoy. Eso te hace tan hermosa, tu no te das cuenta pero quien es capaz de ver más allá, puede ver tu alma.

Tu mami era madre soltera. Rentaba un pequeño estudio pero el de ella si tenia ventanas y áreas verdes. Te sacaba adelante con tanto entusiasmo. Su amor hacia ti ha sido tan puro y pleno que merece todos los honores. Antes de amarla admire su fortaleza. Nos volvimos amigas.

AMIGAS

Nos saludábamos amablemente pero fuimos acercándonos cada vez más. Ella se entero que era gay y no lo creía. Hasta la fecha me da tanta flojera explicarlo. Yo me enteré que ella era bisexual y la verdad me dio igual. Lo que yo necesitaba en ese momento era arreglar mi desastre personal y no estar con alguien. Una noche me mando un mensaje diciendo que estaba pensando mucho en mi. Dejaré que ella les cuente que fue exactamente lo que me escribió. Aun reímos de eso.  Pasaron casi tres meses para nuestra verdadera cita. Fue un 18 de noviembre. No se me olvida. Traía un saco rojo con unos jeans y la sonrisa más nerviosa que le he visto ponerse. Me enamoro tanto su sencillez. Ella no buscó nunca impresionarme, o dejarse impresionar, era simplemente ella. Tuve miedo hacerle daño. Salir huyendo. Pero terminé quedándome, no por la ilusión que me hacia tener una familia, sino porque logramos enamorarnos en el proceso.

Empezamos una relación sin saber las dos hacia donde estaba destinada. Cargando cada una con un pasado sin resolver del todo, pero había algo en nuestros ojos que nos encendía y una razón misteriosa que nos motivaba a seguir adelante. Cuando subió por primera vez al cuarto sin ventanas donde yo vivía, lo primero que hizo fue  tirarme todo el alcohol que encontró y proponerme que me fuera unos días con ella y contigo hija. Me daba tanta pena, he sido tan orgullosa y tan independiente siempre. Acepte pero con la condición de que ella aceptaría algún día irse conmigo, a una casa grande, cerca de la montaña con las ventanas más grandes que existieran. Dormimos las tres en la misma cama por dos meses. Me hacías pasteles al llegar a casa. Me volví tu caballo y me traías como hilacha todas las noches.  

Trabajé con toda mi energía para llevarlas a vivir a una casa hermosa. De las cenizas me levanté y nos volvimos más fuertes juntas. Hija, verte correr como loca en esa casa de pasillos tan amplios y ventanas grandes fue liberador. Al adoptarte como hija me cambiaste la vida para siempre. Te volviste como la semilla que me hizo florecer otra vez. No se si lo creas pero el universo tiene la memoria  tan perfecta que hasta te pareces a mi. Nada es casualidad. Te amo como si hubieras salido de mis entrañas. Todos tus detalles fueron más cuerda para mi corazón.

mommy #2

Te compré botas y sombrero igual al mío, te enseñé lo maravilloso que son los caballos. En ese tiempo Julián, tu mamá ya quería volver a ser madre. La ilusión de tener otro hijo se le salía por los ojos pero yo no me sentía preparada.

Me casé con su mamá legalmente en Enero del 2015. Una decisión histórica devolvió el derecho para casarse a las parejas del mismo sexo en California y lo hicimos. Ese mismo año. En septiembre 27 hicimos una fiesta y ceremonia de nuestra boda con familiares y amigos. Tu mamá tenia mucha ilusión de celebrar algo en grande. Estuvo un año planeando todo. La emoción le ganaba. Lo has de recordar porque fuiste la que más bailo esa noche. Te dejaré una foto de como terminaste ese día.

Hemos aprendido muchas lecciones a base de equivocarnos. El matrimonio es un verdadero compromiso y aunque muchos se enamoran de la idea de la familia feliz, la idea no basta, lo realmente valioso es enamorarse del proceso, y en ese proceso hay muchos problemas que tienes que aprender a resolver. Si hay el suficiente amor y entendimiento, todo puede transformarse. Ustedes hijos de mi alma, Julián, Camila, indudablemente lo han transformado todo para el bien de mi vida.

Familia

23 comentarios

  1. Me encanto tu historia, gracias por compartirla verdaderamente hermosa les felicito que mejor legado que esto, para tus hijos adelante y suerte .

  2. Muchas gracias por compartir su historia
    Me encanto. Me hizo recordar de como yo conocí a mi pareja. Ella me recuerda tu historia. Ella tomaba mucho día a día. Perdió un trabajo por eso. Ella no sabía si estar conmigo oh no porque yo tengo 4 hijos y ella no sabía como mis hijos hiban actuar. Nuestros hijos la adoran. Ya vamos para 2 años de pareja y viviendo juntas 1. Ya quiero que pase todo esto para dar el si. Mil gracias por volverme a recordar porque amo a la mujer con la estoy.

  3. Hermosa historia de amor entre ustedes y como con el tiempo esa amistad se convirtio en amor y han sabido llevar por el camino del amor su relación mis respetos siempre

  4. Erika no recuerdo muy bien cómo conocí tus canciones. Sí recuerdo que fue después de mi gran pena de amor. Donde creí que moría. Tus letras hablaban por mi y mi tristeza. Desde ese entonces comencé a escuchar tus letras y cada canción tuya hoy me emociona como la primera vez que oí tu voz. Hoy al leer tu historia puedo decir te devuelvo tus besos. Eres genial y un gran mujer que supo salir adelante.. Suerte en tu vida y bendiciones a tu bella familia. 🥰

  5. Vaya! Qué historia tan hermosa, sin duda alguna ustedes tienen un amor infinito y eso es el mejor regalo que la vida puede dar! Les deseo toda la felicidad del mundo junto con sus queridos hijos.

  6. Que linda familia, siempre pensé que La Niña era tu hija biológica es tan parecida a ti Erika físicamente. Felicidades y muy linda su historia de amor.

  7. Chulada de maíz prieto. 🥰🥰 yo las recuerdo de por ay cuando trabajaba en un salón por Ontario y cuando hacías las bohemias en coco bongo 🍻🍻saludos

  8. Felicidades Erika por lograr alcanzar tus sueños y seguir en esta lucha por la vida. Eres una gran inspiración y me haz motivado a seguir luchando por mis sueños. Más bendiciones a ti y tu bella familia. Buenas vibras mi compositora de amor🥰

    1. Nosgustaria, bueno en lo personal me gustaria que platicaras cuando te desite cuenta que te atraian las mujeres .😊 se ria algo muy interesante por curiosidad

  9. Que linda historia erika y sigue siendo sencilla eslo más bonito cada día escucho tus canciones y digo serían para mariel dedicadas a ella que abra vivido para componer cada letra. Bonita familia mis respetos para ustedes y si yo tenía esa inquietud cómo fue que se conocieron grasias por compartirla

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: