HIJOS

NACIÓ MI HIJO EN MEDIO DE UNA PANDEMIA

Es la mañana del 9 de Marzo del 2020. Mariel y yo en un cuarto de hospital. Ha sido inducida porque Julián cumplió sus 40 semanas y tres días pero se niega a salir de sus entrañas. Nos miramos sin hablar, la más nerviosa soy yo, ella lo sabe y me sonríe. Empiezan las contracciones, cada vez más fuertes, su cara de dolor me hace sentir piquetes en el estomago. Se levanta. Camina, da vueltas en su mismo eje. Tomo una de sus manos y con la otra ella sujeta una extensión de la cama, se dobla, su cara tiene el gesto mas grande de dolor que le halla visto en 8 años de estar juntas. Siento que mi hijo terminará en el suelo, su dolor es punzante. Le aviso a la enfermera, a los minutos llega con la voz más dulce y los pasos cada vez más lentos, la siento en cámara lenta y quisiera agarrarla con las manos, darle cuerda y cambiarle la revolución. Aún no esta lista me dice, tiene 6 centímetros de dilatación. Pasan 15 minutos, ahora son 9 centímetros. No hay manera de darle la epidural, ya es tarde y es peligroso. Ella lo sabe y me ve con ojos de matar a todo mundo. La enfermera prepara todo, llama al doctor. Le da indicaciones a Mariel, que respire y sienta que su cuerpo es de una muñeca de trapo. Yo quiero matarla también. Tomo su mano. La miro con esa angustia del que parado en la línea de la vida y el dolor no sabe cual duele menos. Mi mujer valientemente empieza la batalla de usar los músculos de su estomago y parir. En esos minutos me he enamorado más de ella. Siento un mareo leve. No le suelto la mano o quizás ella no me la suelta. Ya se esta asomando Julián, dice su abuela que esta al lado mío. Camila su hermana menor, dice que ya se le ve la cabecita, con el mismo tono de voz que usa para pedirme algo del supermercado. Yo soy la única en el cuarto que tiene el tiempo, la realidad, la voz y los nervios revueltos. De pronto un llanto, y mi corazón recobra su lugar, aunque sigue latiendo fuerte, tan fuerte que no se si gritar o llorar o quizás las dos cosas.

El reloj marcó las 11:11 y apareció Julián, como una respuesta de todos los deseos cumplidos. La vida puede ser todo menos lo que era. Yo no dejé de tomarle fotos y videos. El monitor de mi cámara se empañó con una pequeña lágrima. Lo tuve en mis brazos y me dieron ganas de no soltarlo nunca más.

Un análisis de sangre arrojo que Julián tenia una fuerte infección y no se sabia aún en que parte. La incertidumbre y el llanto tomaron el lugar de la alegría. Varias muestras de sangre. Nadie nos explicaba que era exactamente lo que tenía. Lloramos juntas cuando dieron de alta a Mariel, no entendíamos que podría tener nuestro hijo. Nunca tuvo complicaciones durante el embarazo. Ha sido una mujer muy sana. Unidad de cuidados intensivos neonatales, nuestro hogar por unos días. Ahí habitan las enfermeras más dulces y a la vez más fuertes, trataron de animarnos. Yo solo observaba a mi alrededor y veía la fragilidad de esas criaturas luchando por su vida, tan pequeñitos y frágiles que hasta un respiro profundo podría romperlos.  Nos explicaron después que tipo de proteína en el cuerpo tenía sumamente elevada Julián y porque representaba un peligro. Reaccionó muy bien al tratamiento, de los 7 días que pensaban tendría que quedarse en cuidados intensivos solo fueron 3 días. Ahora comprendemos más la angustia de esas madres que por meses tienen que velar por la salud de sus hijos  y su mejoría. Lo nuestro fue solo cuestión de días y conociendo más el diagnostico, una complicación algo común en recién nacidos, pero el miedo tiene una carga tan pesada, que por más positiva que seas, la tristeza de una madre no tiene limites, lo abarca todo, como su amor.

Julián llegó a casa un 14 de Marzo. Mi cumpleaños, sin duda el mejor regalo que he tenido en la vida. Pero ahora vendría otro reto: El coronavirus (COVID- 19). La pandemia que se extendió a nivel mundial no nos daba otra opción más que el confinamiento total. Los bebés son susceptibles a cualquier infección por no tener inmunidad, así que eliminamos las visitas en casa. Extremar precaución no esta de más. Soy la única de la familia que ha salido por un medicamento y al súper.

La información que hemos tenido por los casos de bebés a nivel mundial ha sido escasa, todo indica  que los menores de edad tienen menos posibilidad de contagiarse y solo presentan síntomas leves. En New york por ejemplo que es una de las ciudades más golpeadas por este virus se encuentra un niño de tres semanas de nacido identificado como el paciente con coronavirus más joven en EEUU que se recupera en casa. También conocemos el caso de un bebé que dio positivo por coronavirus en Chicago y falleció hace dos semanas, aunque esta en marcha una investigación.

Hay una confirmación de muerte de un bebé en China, un pequeño de 10 meses que falleció en Wuhan producto del brote. Aunque los más vulnerables a este virus son los adultos mayores de  65 años, debemos cuidar a nuestros hijos sobremanera. Yo confieso mi temor y en los ojos de mi esposa veo lo mismo. Aunque hemos disfrutado a Julián estos días de doble cuarentena y nos hemos gozado como familia junto con nuestra hija Camila, nos invade la angustia y la incertidumbre de lo que pasará. Son momentos de reflexión y ahora con Julián en nuestras vidas más que nada deseamos un mundo sano.

Gracias por leer nuestro blog. Queremos dejarte con un momento que nos da mucha esperanza como familia. Te compartimos el video del primer baño en tina de Julián. ¡El hombrecito de casa ya esta por cumplir el mes! Lo celebraremos desde este confinamiento y seguro lo compartimos contigo el próximo lunes.

Erika, Mariel y Camila.

34 comentarios

  1. Tan hermoso Julián. Tu relato me hizo revivir el nacimiento de mi Angelina, hace un año que Dios me la mando y mi experiencia fue de lo dolorosa y preocupante pero a la vez fue llevándome a la cúspide de el amor incondicional. Felicidades a las 2 mamis hermosas y muchas bendiciones para Julián!

    1. Erika.felicidades el bebe esta hermoso.saludos a Mariel.Dios los protegera …les mando un abrazo desde san jose ca.tu paisana.Celina.

  2. Son unas mujeres extraordinarias ☺ gracias por compartir tu vida Erika y esperemos que pase pronto esta situación y veamos crecer día a día a Baby Pedacito de Vidrio

      1. Mi Erika Hermosa y a tu bella esposa mil felicidades! «Llego a las 11:11 como cumpliendo todos los deseos » así es. Julián es un rey enviado por Dios y ahora esta aquí alegrandole la vida no solo a ustedes si no también a todos nosotros. Que papá Dios se los bendiga hoy y siempre y mil gracias por compartirlo con nosotros. Xoxo!

  3. Hermoso Julián y hermosa familia. Y wow que hora para nacer. Es un número muy especial. 11:11 es mensaje de ángeles 👼🏻. Muy especial Julian ❤️ Un fuerte abrazo 🤗💗

    1. Ay ke lindo mi julian es un amor. Felicidades a 3 hermosas guerreras ke cuidan y protejen al rey de la casa un gran ejemplo como madres y como hermanita de julian.. bendiciones 🌹🌹👏👏👏👏👏❤❤❤❤🙏🙏🙏🙏

  4. Definitivamente ser Madre es la tarea más admirable de una Mujer. Felicidades por tan bella personita y muchas bendiciones para toda la familia.

  5. Muchas bendiciones a ara su familia, en mi caso paso lo mismo cuando tuve a mi muñeco 3 días en cuidados intensivos la vida se te va por un momento pero tienes que ser fuerte para poder sobre llevar lo que estás viviendo ene ese momento han pasado 10 años y es el amor de mi vida , muchas felicidades

  6. Hermosoooo! Desde que nació está hermoso.
    Va a ser todo un galán. Sus madres muy bellas.
    Dios les bendiga siemore🙏🙏❤️❤️

  7. ESTÁ HERMOSO, EL RELATO SOBRE SU NACIMIENTO ME HIZO DERRAMAR UNA LÁGRIMA RECORDE EL NACIMIENTO DE MIS DOS HIJOS, DIOS BENDIGA A SU FAMILIA😘🙏

  8. Q HERMOSO. ESTE REGALO DE DIOS PARA USTEDES A PESAR DE ESTE TIEMPO TAN DIFICIL.. USTEDES DEMUESTRAN EL SIGNIFICADO DE UNA VERDADERA FAMILIA.. GOD BLEES YOU. ALL..👣🙏💜💙💚💛💖❤

  9. Muchísimas felicidades por su nuevo bebé. Dios es grande y en medio de todo este caos te llegó una luz que alumbrarás el más obscuro camino! Sigan unidas en el amor 💓

  10. Que hermoso bebe felicidades, dios bendiga a su hermosa familia.
    Los partos son difíciles no sabemos que nos espera, lo único seguro es que conoceremos al amor de nuestra vida. Mi nena tiene 10 años y aun recuerdo, como por una negligencia médica me pasaron a quirofano de emergencia y que no me hizo la anestesia sentí todo como me abrieron, como jalaron a mi hija recuerdo que me amarraron y me sujetarán entre varios doctores para que no me moviera. En fin no importa el sufrimiento mi nena y yo estamos juntas y como yo le digo eres mi milagro de vida y te amo infinitamente.
    Dios bendiga a Julián y nos bendiga todos para salir victoriosos de esta pandemia. Te admiro muchisimo

Responder a Dora Cancelar respuesta

A %d blogueros les gusta esto: